Correcto lavado de manostipos de lavados de mano

El Lavado de Manos es la técnica de antisepsia más economía, eficaz y sencilla que se puede emplear dentro del ámbito de la salud. Con la finalidad de disminuir la incidencia de enfermedades, a través del contagio de las poblaciones microbianas.

Gracias a que, combinado con el adecuado agente antiséptico permite barrer cualquier acumulación de la flora bacteriana transitoria o mejor conocida como flora contaminante, la cual se adquiere al tener contacto con superficies contaminadas.

Por eso, es necesario e importante tener un sólido conocimiento en cómo y cuándo emplear un correcto lavado de manos.

¿Cuándo inició la práctica de la higiene de las manos?

Pese a la relevancia actual del lavado de manos, esta práctica fue introducida a los profesionales de salud aproximadamente para el siglo XIX, gracias al médico Ignác Philipp Semmelweis.

El cual, al laborar en las instalaciones del Hospital General de Viena, pudo verificar que para la fecha en el centro se registraba una incidencia peculiar dentro de una de las salas de parto, de una patología denominada “fiebre puerperal” o también llamada fiebre intraparto.

Así, para el año 1847 hasta 1856 dio a conocer un estudio epidemiológico, donde confirmaba que la sala de parto que era atendida por médicos que visitaban previamente la morgue, tenía una mayor tasa de incidencia de la fiebre puerperal, que la sala de parto que era asistida por parteras con mejores condiciones de aseo.

Lo cual indico que la causa más probable de la enfermedad, era la falta de higiene del personal médico que visitaba la morgue, originando el paso a partículas patógenas contenidas en las manos de los médicos hacia la madre, en el momento del parto.

Por ello, Ignác Philipp Semmelweis actualmente es conocido como “el salvador de madres” tras proponer en su investigación por el contagio de la fiebre puerperal, un lavado de manos con cal clorada.

¿Qué es y en qué consiste el lavado de las manos?

El lavado de manos es una técnica fundamental en la antisepsia de la piel, que consiste en efectuar de forma parcial o completa la remoción de la flora transitoria que se puede alojar en esta zona, a través de la fricción continua de las manos, acompañada de jabón.

Sin embargo, la forma de cómo y cuándo realizar el lavado de manos tienen ciertas variaciones según el tipo que sea. Por ejemplo, en la realización del lavado de manos social no es obligatorio el uso de un agente antiséptico, mientras que en el lavado de manos clínico si es obligatorio.

De esta manera, es importante mencionar que la efectividad de la técnica dependerá de tres factores:

  1. Situación: se relaciona con el contacto de las manos hacia ciertos tipos y cantidad de gérmenes, pues no será los mismo tener contacto con una sonda nasogástrica a tener contacto directo con materia fecal.
  2. Tipo de agente antiséptico: se refiere a la cualidad y calidad en el mecanismo de acción que puede ejercer el antiséptico, al igual que su capacidad de generar una reacción de hipersensibilidad.
  3. Tipo de técnica: hace énfasis a que cada tipo de lavado manos debe contar con materiales, duración y el procedimiento adecuado.

Tipos de lavados de manos

Los tipos de lavados de manos se clasifican según la situación, el lugar y los materiales disponibles para la persona, al momento de realizar dicha técnica. Existiendo tres tipos de lavados manos fundamentales en el ejercicio de los profesionales de salud, entre ellos los siguientes:

Lavado de manos social

El lavado de manos social también se denomina como lavado manos básico o lavado de manos simple, es aquel realizado tanto por el personal de salud como el personal no profesional del ámbito.

Este consiste en remover los gérmenes transitorios adquiridos a través de superficies contaminadas o por el contacto reciente con pacientes. Que tiene como característica particular lo siguiente:

  • Utiliza un jabón de uso común
  • Tiene una duración superior a 15 segundos y menor a 5 minutos
  • No requiere el uso de indumentaria esterilizada, como el cepillo quirúrgico o una toalla secamanos estéril
  • Puede ser efectúa en ambientes esterilizados o en sitios públicos

Técnica de lavado de manos social

La técnica básica para el lavado de manos rutinario consiste en el siguiente procedimiento:

  1. Inicia mojando toda la zona de tus manos y dos dedos por debajo de la articulación de la muñeca
  2. Luego integra el jabón antimicrobiano en la zona central de tus manos y comienza a realizar movimientos envolventes entre ambas manos, para ir esparciendo el jabón
  3. Realizar fricciones enérgicas entre los pliegues interdigitales y el área de las uñas, tratando de tener una duración superior a 10 segundos en las zonas antes mencionada
  4. Retirar el jabón con abundante agua, evitando tocar las superficies continuas
  5. Seca tus manos siguiendo una misma orientación, siendo preferencia iniciar por los pulpejos de los dedos hasta llegar al pliegue de la muñeca, eliminación cualquier exceso de agua que pueda quedar
  6. Utiliza la misma toalla o trozo de papel secamanos para cerrar la llave de agua, y finalmente desecha la misma

¿Cuándo se debe realizar el lavado de manos social?

Se recomienda realizar este tipo de lavado manos en las siguientes ocasiones:

  • Antes y después de manipular alimentos
  • Después de utilizar el baño
  • Antes y después de tener contacto con un paciente
  • Antes y después de manipular superficies contaminadas
  • En presencia visible de restos de suciedad

Por eso, este tipo de lavado de manos suele catalogarse como el más básico, pues no requiere de productos específicos o ambientes determinados. Pudiendo realizarse en cualquier lugar con acceso a jabón y agua, que es efectivo incluso en lavados de manos para niños.

Lavado de manos clínico

El lavado de mano clínico o también denominado lavado de manos médico, a diferencia del anterior es realizado en áreas de riesgo biológico, como en salas de procedimientos invasivos y situaciones de brotes y pandemias, por lo cual es efectuado habitualmente por profesionales del sector salud.

Debido a que, disminuye el riesgo de la transmisión de infecciones cruzadas y el riesgo de aumentar el contagio de enfermedades infecciosas.

Así, este tipo de lavado de manos suele ser más efectivo y confiable para los profesionales de la salud, gracias a qué cuenta con las siguientes particularidades:

  • Emplea un agente antiséptico de amplio espectro
  • Suele tener una duración mayor a 2 minutos y menor a 5 minutos
  • Habitualmente se acompaña de papel o una toalla secamanos esterilizada

Técnica del lavado de manos clínico

Aunque el lavado de manos médico suele estar combinado con el uso de agentes antisépticos, es una práctica que no sugiere mayor complicación y evita el riesgo de posibles contagios en las instalaciones de los hospitales. Así, para realizar este tipo de lavado de manos:

  1. Moja uniformemente la zona de tus manos y 4 dedos por debajo del pliegue de la muñeca
  2. Aplica una porción generosa del agente antiséptico en la parte central de región palmar
  3. Distribuye el jabón con movimientos envolventes y circulares, iniciando desde la región palmar hasta el dorso de la mano. Luego, inicia a limpiar cuidadosamente las zonas interdigitales de los dedos y los pulpejos de los dedos, partiendo desde el pulgar hasta el dedo meñique y finalmente termina realizando movimientos envolventes alrededor de tu muñeca
  4. Retira todos los restos del jabón antiséptico
  5. Seca cuidadosamente cada mano con toalla de papel secamanos diferente

¿Cuándo se debe realizar el lavado de manos clínico?

El lavado de manos clínico está especialmente indicado en las siguientes situaciones:

  • Al iniciar y terminar la jornada en algún centro de salud
  • Antes y después de la ejecución de procedimientos invasivos, como la toma de muestras hematológicas, colocación o cambio de catéter
  • Limpieza y desinfección de heridas y quemaduras
  • Manipulación de sustancias parenterales
  • Antes y después de estar en contacto con pacientes con riesgo biológico
  • Luego de utilizar el sanitario de un centro de salud, y en el caso de los profesionales de salud al estornudar, toser y limpiarse la nariz
  • Antes y después del contacto con pacientes inmunosuprimidos

Lavado de manos quirúrgico

El lavado de manos quirúrgico o también mal denominado lavado de manos en quirófano. Es el procedimiento que se realiza antes de ingresar a las instalaciones del quirófano, con la finalidad de evitar la contaminación de la sala quirúrgica.

Efectuado casi de forma exclusiva por toda persona que deba ingresar al quirófano, gracias a que, es el lavado de manos más completo y efectivo de todos, debido a que emplea lo siguiente:

  • Se realiza en dos tiempos diferentes
  • Utiliza un agente antiséptico de amplio espectro microbiano, cepillo quirúrgico y secamanos esterilizado
  • Es ejecutado en instalaciones específicas, adaptadas al procedimiento
  • Debe respetar de forma obligatoria el tiempo y el protocolo de la técnica

Técnica del lavado de manos quirúrgico

Es importante mencionar que el personal que realizará el procedimiento debe contar con a la indumentaria correcta y de ser necesario del apoyo de algún integrante del equipo quirúrgico.

Antes de iniciar la técnica del lavado de manos quirúrgico es importante recordar que el primer tiempo cuenta con una duración de 5 minutos y llega hasta la articulación del codo. Y el segundo tiempo, tiene un intervalo de tres minutos y alcanza una distancia de tres dedos por encima de la articulación del codo.

Además, ten presente que durante la ejecución del lavado de mano es de gran importancia mantener los brazos levantados y alejados del cuerpo, para evitar errores en el proceso de lavado de manos.

  1. Acciona la llave de agua a través del pedestal, con el codo o con la célula fotoeléctrica
  2. Moja toda la zona de las manos y antebrazo, manteniendo levantadas las manos
  3. Agrega generosamente el agente antiséptico y comienza a distribuir por toda la zona
  4. Fricciona vigorosamente palma con palma, luego alterna entre palma la mano izquierda con dorso de la mano opuesta, a través de movimientos circulares, y repite el proceso en ambas manos. Luego inicia con los espacios interdigitales con movimientos rotarios con la ayuda del cepillo quirúrgico, haciendo gran énfasis en la zona del lecho ungueal y la yema de los dedos
  5. Luego con movimientos envolventes y rotatorios desciende por en antebrazo izquierdo y posteriormente cambia al derecho
  6. Retira con abundante agua el jabón
  7. Repetir el proceso y realizar el mismo procedimiento, pero hasta tres dedos por encima del pliegue del codo
  8. Finalmente debes secar tus manos y antebrazos con toallas secamanos estériles e ingresar al quirófano ejerciendo fuerza con la zona de tu espalda para abrir la puerta

¿Cuándo se debe realizar el lavado de manos quirúrgico?

Como hemos mencionado anteriormente este tipo de técnica se debe efectuar en dos ocasiones principalmente:

  • Antes de ingresar a las instalaciones de un quirófano
  • Antes de efectuar o presenciar un procedimiento quirúrgico invasivo

Importancia del lavado higiénico de las manos

El lavado de manos es la base fundamental para prevenir las enfermedades infecciosas más comunes dentro y fuera del ambiente hospitalario. Evitando así, no solo la propagación de bacterias y virus con una alta tasa de mortalidad, sino también lograr una reducción significativa en las muertes anuales por enfermedades, como el COVID-19, que se transmiten de persona a persona.

Así, la práctica frecuente del lavado manos puede generar una reducción del 50% en la tasa de incidencia de las infecciones nosocomiales, como bacteriemia nosocomial. Sin embargo, pese a la sencillez del proceso, lograr modificar la conciencia y actitud del personal profesional de salud ha sido un verdadero desafío en años pasados.

Pero, con el paso de los años y un mayor número de estudios epidemiológicos los profesionales de salud y el usuario común, han evidenciado la relevancia de los procedimientos de higienización dentro y fuera de los centros de salud en la aparición y propagación de un sinfín de enfermedades únicamente por lavarse las manos.

Por ello, lejos de ser un protocolo normativo un adecuado lavado de manos, es un hábito que se debe adquirir para mejorar el desempeño del ejercicio médico. Y como resultado, preservar la calidad de vida de cada uno de los pacientes que se atienden de forma diaria, en especial con las diferentes edades pediátricas que son más susceptibles a las enfermedades infecciosas.

5 momentos para el lavado de manos

Según la OMS existen 5 momentos clave en donde el personal de salud debe realizar el lavado de manos, sin importar si se utilizan o no guantes descartables.

  1. Antes de tocar al paciente
  2. Antes de realizar un procedimiento de antisepsia
  3. Después de tener contacto con líquidos corporales
  4. Luego de tocar al paciente
  5. Después de tener contacto con el área del paciente

Cada una con la finalidad exclusiva de evitar la propagación de gérmenes que puedan estar alojados en el profesional de salud, en el paciente o el ambiente hospitalario. Además, recuerda realizar el cambio de vestuario y la desinfección del estetoscopio y artículos personales como el celular. Incluso, luego de salir del centro de salud o después de estar expuesto a un foco infeccioso.

 

Referencias bibliográficas

  1. Karim Qayumi. Técnicas básicas quirúrgicas. 1ra edición. Canadá: El Manual Moderno; 2012
  2. Fernando L. Fernández. Guía de higiene y prevención de infecciones hospitalaria. 1ra edición. Madrid: Diaz dos Santos; 1998
  3. Manual de medidas universales de bioseguridad. 1ra edición. El Salvador: ministerio de salud pública y asistencia social; 2004
  4. Silvia R. Rincón Sánchez, Martha García Flores. Manual de enfermería quirúrgica. 1ra edición. México: MGH; 2012
  5. Goldman D. y col. Estrategias para prevenir y controlar la emergencia y dispersión de microorganismos resistentes en el hospital. Jama. enero 17, 1996: 275 Nº 3.: 234-240

Te ha parecido útil?

Puntúa con las estrellas!

Tu opinión es de mucho valor para nosotros

No hay calificaciones aún, sé el primero en calificar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *