La bacteriemia es una enfermedad de gravedad que generalmente se refiere a la presencia de bacterias en la sangre. Esta condición siempre es indicativa de una infección, ya que en la sangre no deben existir cuerpos extraños debido a que este medio es estéril y debe mantenerse así.

Esto es especialmente peligroso en un ambiente pediátrico. Cuando se encuentra la bacteriemia en la sangre de niños es un factor de alto riesgo debido a que, en los infantes, los sistemas orgánicos son más susceptibles a infecciones y ataques ya que estos no están desarrollados en su totalidad.

BacteriemiaConcepto bacteriemia

Muchas causas pueden desencadenar esta enfermedad; el Staphylococcus Epidermidis es una de las principales causas de la bacteriemia nosocomial. Es importante saber la diferencia fundamental entre bacteriemia y septicemia, la enfermedad por si sola representa presencia de bacterias en sangre, mientras que si esta acompaña a la enfermedad la condición de sepsis, es considerada septicemia.

Es importante resaltar que no hay indicativos claros de la presencia de esta enfermedad hasta que desencadena otro tipo de afecciones más graves si no son cuidadas a tiempo. Hasta este punto, se conoce como bacteriemia oculta, y si se presenta en infantes se clasifica como bacteriemia oculta pediátrica.

Tipos de bacteriemia

Esta enfermedad no se manifiesta de una manera única, tiene varios tipos de cepas y combinaciones letales con otras afecciones. Las cuales son de sumo cuidado y es importante conocer, la clasificación de la bacteriemia en la medicina es la siguiente:

  •  Según la cantidad de Microorganismos

Este tipo de bacteriemia responde al número de bacterias presente. Si varía la cantidad, varía la infección y el lugar donde aparece. Unos ejemplos de esto pueden ser: Meningitis y Endocarditis cuando hablamos de un solo tipo de microorganismos, o Necrosis cuando se habla de varios tipos de microorganismos. Una bacteriemia complicada puede desencadenar infecciones de mayor rango.

  •  Según duración

Esta se refiere al tiempo de permanencia de la bacteria en la sangre. Estas son

  • La bacteriemia continua, que representa la presencia fija de los microorganismos en la sangre
  • Bacteriemia intermitente, un mecanismo peculiar en cuanto a cómo se produce esta bacteriemia, debido a que representa la desaparición y reaparición intermitente de la bacteria en sangre
  • La bacteriemia transitoria, es la más común, que representa la presencia rápida y transitoria de la bacteria en la sangre, la cual es producto de pequeñas heridas o afecciones no graves.
  • Según lugar de adquisición

Esto representa directamente a donde se produjo esta enfermedad, se reduce directamente a si la infección se dio fuera de un centro de salud o Extra hospitalaria, o si se adquirió una bacteriemia clínica en un centro de salud, también llamada Intra hospitalaria. Esta se puede producir por causa de alguna mala praxis o de algún tratamiento que salió mal. Un gran ejemplo de esto es la bacteriemia de catéter, que resulta de un método invasivo realizado incorrectamente al igual que la bacteriemia por hemodiálisis.

  • Según su foco

Este tipo responde a la bacteriemia según el criterio en el cual se enfoca. está la bacteriemia primaria, la cual es la clásica bacteriemia en niños recién nacidos que puede identificarse como bacteriemia oculta en el lactante. También, bacteriemias secundarias, que son causadas por otro tipo de infección aislada. Por ejemplo, la apendicitis.

¿Quiénes corren riesgo de presentar una bacteriemia?

La bacteriemia es una afección con un rango tan alto que no puede ser encapsulada a un grupo infeccioso especifico. Sin embargo, distintos factores pueden afectar la tasa de éxito de esta enfermedad.

Aquellas personas que padezcan de una infección pre existente son las que están en mayor riesgo de que esta evolucione en una bacteriemia fisiológica. Por esta razón, es tan importante recalcar el cuidado médico que hay que tener ante pequeñas lesiones, ya que un simple rasguño en la piel puede desencadenar la serie de factores que llevan a esta enfermedad.

Aunque es una enfermedad muy simple, es de sumo riesgo, ya que la fisiopatología de la bacteriemia es muy básica, esta ataca a las personas con un sistema inmunológico deficiente o no desarrollado. Como lo es el caso de infantes, pacientes con inmunodepresión, lactantes, entre otros.

Causas de la bacteriemia

La bacteriemia tiene distintos agentes causales, debido a que es una enfermedad con un espectro tan amplio, estos van desde una comida en mal estado o un vigoroso cepillado de dientes y encías, hasta una intervención quirúrgica deficiente.

Esta enfermedad se puede adquirir mediante una infección preexistente. Por ejemplo, una infección respiratoria puede causar una bacteriemia estafilocócica, causada por la bacteria Staphylococcus Aureus.

Al igual que como pasa en una infección del tracto respiratorio, una infección en el tracto digestivo es causa inmediata de una bacteriemia enterocócica, causada a su vez por la bacteria Enterococcus.

Las enfermedades de transmisión sexual también suelen ser causas principales del desencadenamiento de una bacteriemia. Específicamente la enfermedad como Gonorrea es la principal causa de la bacteriemia gonocócica, una infección letal sin el debido cuidado.

Síntomas de una bacteriemia

La bacteriemia por sí sola, es casi indetectable ya que no produce síntomas específicos, pero esta afección evoluciona o produce otras infecciones. También es importante resaltar que bacteriemia e infección son sinónimos y en este caso, prácticamente lo mismo.

  • Según cantidad de microorganismos

Esta clase de bacteriemia tiene síntomas muy específicos, pero que a su vez son bastante básicos, produce

  • Dolor
  • Mareos
  • Pérdida de capacidad motora
  • Fiebre
  • Pérdida de sensibilidad en las terminales nerviosas
  • Según duración

Esta presenta síntomas muy parecidos a la anterior, aparte de la fiebre, perdida de sensibilidad y de la capacidad motora. También presenta sudoración excesiva que puede variar según cada paciente.

Estos síntomas son consistentes cuando se habla de la bacteriemia continua, mientras que, en la intermitente los síntomas son inciertos ya que vienen y van conforme la enfermedad aparece y reaparece y en la transitoria pueden ni siquiera aparecer. Incluso, esto depende del tiempo que dure la infección.

  • Según el lugar de adquisición

Estos síntomas son exactamente iguales que los antes mencionados, solo que en el caso de la extra hospitalaria, pueden ser más difícil de detectar que los que se presentan en un centro de salud.

  • Según su foco

Produce los mismos síntomas que produciría una bacteriemia continua con algunas excepciones como lo es el caso de la bacteriemia klebsiella. Cuyos síntomas pueden confundirse con los de la neumonía ya que deriva de esta enfermedad, y su foco son los infantes lactantes, denominándose bacteriemia infantil.

Diagnóstico de una bacteriemia

Al ser una enfermedad tan complicada al momento de presentar síntomas, es necesario que en presencia de cualquier otro tipo de infección como una urinaria o respiratoria se proceda a realizar pruebas de análisis de bacteriemia en laboratorio para detectarla.

La manera clásica y más efectiva de realizar esta prueba, es llevar a cabo un hemocultivo de bacteriemia. La cual dará resultados positivos o negativos de alta confianza ante la presencia o ausencia de esta afección.

Esta prueba es de suma importancia ya que, sin la detección y tratamiento adecuado, esta infección puede llegar a ser letal. Por ejemplo, la bacteriemia por Listeria Monocytogenes, causada por un cocobacilo áureo aislado y es una de las causas más importantes de la mortalidad por bacteriemia.

Prevención de una bacteriemia

La prevención de la bacteriemia es extremadamente importante debido a que esta es una enfermedad de alto riesgo. En especial cuando se presenta una bacteriemia en el embarazo, debido a que puede afectar el desarrollo del feto y llevar incluso al término anticipado del embarazo.

Las maneras clásicas y más efectivas de prevenir la bacteriemia es evitar lesionarse en la medida de lo posible, ya que, a causa de las lesiones en la piel principalmente se puede desarrollar esta enfermedad.

En caso de ya poseer una infección es importante el cuidado especial y tratamiento de esta para que no evolucione en una bacteriemia de distinta clase, así como evitar el esparcimiento de la infección como es común en caso de necrosis.

En España existe un movimiento llamado bacteriemia Zero. Que busca reducir y prevenir la bacteriemia en lugares de cuidado y centros de salud en especial a la hora de colocar catéteres y realizar hemodiálisis, para de esta manera disminuir los casos de muerte por bacteriemia.

Tratamientos

Existe gran variedad de tratamientos para la bacteriemia dado a que esta es una enfermedad muy fácil de contraer. Se puede producir de una manera sencilla y es causada generalmente por actividades cotidianas como un riguroso cepillado de los dientes produciendo una bacteriemia odontológica o bacteriemia dental. Así como por rasguños o pequeñas laceraciones en la piel.

Las infecciones de distintas clases son agentes etiológicos de la bacteriemia, produciendo así bacteriemias primarias y secundarias. En el caso de la bacteriemia primaria, esta se trata de una pequeña presencia de los agentes patógenos de otra infección en la sangre y un simple tratamiento con antibióticos de amplio espectro como la fosfomicina es suficiente para el control y disminución de esta infección.

Cuando hablamos de bacteriemia secundaria, hablamos de una descarga bacteriana completa en el torrente sanguíneo. Esta es una infección de importancia que necesita ser tratada con antibióticos especializados para el tipo específico de microorganismo que es necesario erradicar. Un ejemplo claro de este antibiótico es la vancomicina, un medicamento altamente efectivo contra la bacteriemia secundaria.

Consecuencias de la bacteriemia

Una bacteriemia grave tiene diversas consecuencias devastadoras para las personas que la padecen. Van desde cosas insignificantes como perdida de la sensibilidad por breves momentos hasta cosas más graves como daño cerebral permanente.

Una consecuencia grave en pacientes con bacteriemia, puede ser la amputación de miembros por causa de necrosis en la piel y tejidos, o falla sistémica por causa de necrosis en órganos vitales.

La bacteriemia en el embarazo y la bacteriemia en bebes tiene consecuencias graves en el desarrollo tanto del feto como en el infante. En el embarazo la bacteriemia puede producir malformaciones o incluso la muerte del feto. Mientras que en él bebe puede producir fallas en el desarrollo y maduración de las estructuras óseas y musculares de este.

Los resultados positivos de los pacientes que padecen esta condición corresponden a la detección temprana de la infección y la acción eficiente del personal médico. De esta manera, ante toda circunstancia es importante acudir a consulta con su médico de cabecera.

 

Te ha parecido útil?

Puntúa con las estrellas!

Tu opinión es de mucho valor para nosotros

No hay calificaciones aún, sé el primero en calificar

2 comentarios en “Bacteriemia”

  1. Un articulo muy interesante. Muchas gracias por la información. Un cordial saludo.

    1. Hola Isabel 🙌
      Nos alegra muchísimo que te haya gustado el contenido.
      Muchas gracias por comentar!
      ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *